La natilla de la abuela

¡Feliz navidad! ¿Cómo la pasaron anoche, 24 de diciembre? Espero hayan disfrutado en familia, cenando rico y compartiendo momentos de calidad con los que más aman. Hay un “no sé qué” en estos dos días que nos dejan como llenitos de amor y uno está feliz como una lombriz jaja ¿no les pasa?

Por aquí les cuento que mi navidad fue tranquila, cenamos juntos en familia (los pocos que todavía quedan en el país) y disfrutamos de una clásica comida navideña venezolana: hallaca, pan de jamón, ensalada de gallina, pernil, jamón ahumado y de postre una divina torta negra (con la receta de mi bisabuela que les compartí hace un par de post atrás) y una natilla. Todo estuvo rico y claro está, como debe ser, brindamos con unas cuantas copitas de champan, porque el niño Jesús hoy nos brinde salud, amor, tolerancia y muchas cosas buenas, que nos unan como familia y como país, para que no hayan problemas que no podamos superar y crecer cada días más, logrando ser cada día una mejor persona.

IMG_8333

Como ya saben, en mi familia la que cocinaba y hacía mil y un cosas para consentirnos y dejarnos con esa sensación de contentura y llenarnos en corazón, era mi abuela, y la cena del 24 no era excepción. Sí, ella hacía las hallacas, la ensalada de gallina, el pernil (el mejor del mundo mundial), jamón y el postre obviamente… usualmente hacía una la famosa torta negra de navidad y para acompañarla una rica natilla. Eso sí, aparte de todo lo que ella hacía siempre mis tías y yo hacíamos otras cosas, más y más comida… en esta casa JAMÁS se oirá un comentario como “suficiente comida” jajaja siempre es un comidero loco… peeeero, ESO es la navidad, y es una de las pocas fecha en el año en que uno se puede permitir esos “atracones”.

Mi abuela hacía la natilla prácticamente con los ojos cerrados, honestamente no sé cuántas veces la habrá hecho pero era el postres que siempre había en la mesa de un almuerzo familiar, o una cena, o un día de las madres/del padre, o en un cumpleaños, y creo que en parte siempre estaba la famosa natilla de la abuela porque como a todos nos gusta, siempre se la pedíamos… y como es TAN buena y nosotros siempre somos unos cuantos, ella hacía la receta por 3 (es decir, 3 litros de leche, qué bárbaro! Jeje).

Cuando planificamos la cena de navidad, nos repartimos lo que cada quien llevaría, y claro está, me tocó el postre, y tocaba pensar qué hacer. Honestamente, no lo pensé mucho, quise hacer lo que hubiera hecho mi abuela de estar aquí con nosotros: torta de navidad y  natilla. Y fue un modo de tenerla presente durante el día, mientras que cociné y luego cuando los demás probaron y dijeron “wow, igualita a la de la abuela” y eso me hizo sentir feliz… saber que mi abuela me acompañará siempre y que puedo, de una u otra manera, hacerla sentir presente entre nosotros.

IMG_8309

Esta receta es SUPER fácil, en serio, y no te tardarás más de 20 minutos en hacerla, tarda es en enfriarse en la nevera, porque luego cuando la prueben van a comérsela rapidito también ¡que se los digo yo! La original es del libro de Armando Scanone (es una reliquia para cualquier venezolano, es comida típica caraqueña) pero mi abuela le hizo un par de cambios: redujo la azúcar a la mitad, porque quedaba muy muy dulce y las yemas de huevo le agregaba 1 más, en vez de 2 como dice la receta original, ella agregaba 3, para que tenga más cuerpo y quede más espesita. Yo la hice tal cual como la hacía ella, con esos dos cambios en los ingredientes, y en el procedimiento también seguí su consejos de primero llevar a hervor la mayor parte de la leche con la azúcar y la cáscara de limón, y luego agregar los demás ingredientes; porque así la leche se infusiona más con el sabor de la cáscara.

Espero te animes a hacerla en casa, es perfecta para comerla solita, con un poco de canela por arriba, o para acompañar una torta, un brownie, unas galletas, o cualquier otro postre de entre tus favoritos. Te digo que con la torta de navidad queda súper genial. Eso sí, hay que comérsela bien bien fría.

IMG_8352

Natilla de la abuela Cele

Ingredientes:

  • 1 litro de leche (entera)
  • ½ tz azúcar
  • 3 yemas de huevo (o 60 gr)
  • 4 cdas de fécula de maíz
  • Cáscara de un limón

ingredientes

Pasos:

  1. Colocar la leche en una olla, pero dejar un poquito a un lado, y agregar la azúcar y la cáscara de limón. En otro envase o bowl colocar el resto de la leche, la fécula y las yemas; mezclar bien hasta integrar.
  2. Llevar a hervor la leche, a fuego medio, y en lo que rompa el hervor se agrega la mezcla de leche con yemas y fécula. Sin parar de revolver, para que no se formen grumos. Cocinar hasta que llegue a punto “nape”, que es cuando al cubrir la parte de atrás de la cuchara y hacer un caminito con el dedo, la mezcla no se corra… es decir, que esté lo suficientemente espesa pero no tanto como para que quede dura luego.
  3. Una vez esté en el punto, pasar por un colador para que no se quede la cáscara en la mezcla y para evitar que hayan quedado grumos por ahí.
  4. Dejar enfriar antes de llevar a la nevera. Espolvorear un poco de canela antes de servir.

paso a paso

 

 

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s