Pan con chocolate, naranja y jengibre

IMG_3078

Debo aceptar que tengo una debilidad (grandísima) por la comida, pero dentro del extenso mundo de la comida confieso que mi adicción es el pan… no importa su forma, sabor, si es salado o dulce, lo acepto: me llamo Maria Franchesca y soy adicta al PAN … jajaja

Aquí en Venezuela, considero yo, tenemos buenas panaderías con productos divinos y que hacen que uno regrese casi que todos los días para comprar pan fresco. Y la verdad es que esa costumbre es algo típico en mi casa, se compra pan todos los días para el desayuno, de tal manera que siempre ha habido pan fresco en casa y creo que por eso desde muy pequeña tengo esa debilidad por el pan calentito y fresco. A pesar de que tenemos muchas panaderías buenas en Caracas (ciudad donde vivo) casi en todas se consiguen los mismo panes, como la canilla, el campesino, unos cachitos, pan dulce con azúcar por arriba, quizás pan sobado o algún pan andino, y otros panes como golfeado y quesadilla (panes que ya tiene sabores o formas particulares), y todos son muy ricos, creo que podrían haber muchos otros tipos de panes y sabores distintos, y así expandir la cultura del pan en nuestra ciudad (y país). Y es que lo digo porque luego de que estudié panadería en el instituto culinario donde me gradué (sumándole a ésto los panes que he probado cuando he tenido oportunidad de viajar fuera del país) conocí y probé un montón de panes nuevos… bueno, nuevos para mí porque ya existen desde hace mucho tiempo, solo que aquí en Venezuela no existen o no son comunes. Como por ejemplo, un brioche, un pan levain, pan de campaña, bagle, ciabatta, focaccia, entre muchos otros.

Así que, ya que tengo este medio para compartir recetas y enseñarles cosas nuevas en el mundo de la gastronomía, por qué no compartir al menos 1 vez a la semana un pan distinto y nuevo que no estemos acostumbrados a comer en Venezuela. Y pues definitivamente, es una excusa perfecta para hacer pan en casa (que disfruto como nada, es relajante y terapéutico), que la casa huela divino y comer pan recién salido del horno… ¿no te parece buena idea?

Para comenzar ese nuevo “reto” de panes tenía que traerles un pan a juro dulce y si tenía chocolate, mejor aún, así que me recordé que hace 6 meses una alumna mía presento un examen de panadería y realizo un pan exquisito (la receta original es de un lugar reconocido en Caracas, IE Pan, o Instituto Europeo del Pan, que tiene un par de libros. Pero la receta la fue modificando hasta llegar al resultado que más le gusto a ella y que en definitiva le hizo obtener la nota más alta) el pan estaba tan delicioso cuando lo presentó ante el jurado de chefs que todos le pedimos un trozo para llevar a casa. Es suave, dulce, lleno de aroma a naranja, chocolate y jengibre, y con una costra súper crocante con sabor a naranja… en esa oportunidad que lo probé me hizo sentir feliz y me sacó una sonrisa, y eso es lo que uno busca cuando prepara algo con el corazón y con muchas ganas, que el comensal se sienta especial, cálido y sonría al comer lo que uno hace.

IMG_3115

Espero que, al igual que Elvira (la creadora de este delicioso pan) nos hizo sonreír y sentirnos cálidos ese día del examen, ustedes en casa cuando lo hagan también tengan ese sentimiento tan agradable de cuando uno come algo tibio, hecho con amor, dedicación y claro está que ese algo sea un pan divino con muuuuuucho chocolate!!

No se diga más nada, aquí te dejo la receta con lujo de detalles… ¿recomendación? Haz el doble de la receta, no te vas a arrepentir y me lo agradecerás luego. Yo hice esta cantidad tal cual y me salió solo un pancito, que no duró ni un suspiro en la mesa… nos lo comimos tibio, con el chocolate derretido y no dejamos ni una miga.

Nota: no verán jengibre en las fotos porque cuando medí los ingredientes se me quedó en envase a un lado, al igual que el de mantequilla, pero si lo utilicé y por eso lo pongo en los ingredientes aquí abajo.

Pan con chocolate, naranja y jengibre

 

IMG_3098

Ingredientes:

  • 240 gr harina (todo uso o panadera)
  • 7 gr levadura instantánea (si es fresca, se utiliza el doble)
  • 3 gr sal
  • 50 gr huevo
  • 60 gr mantequilla
  • 36 gr azúcar
  • 10 gr leche en polvo
  • 10 gr jengibre
  • 5 gr ralladura (la ralladura de 3 naranjas, mitad para la masa y la otra mitad para la cubierta)
  • 40 gr agua
  • 100 gr chocolate amargo
  • Cubierta:
    • 10 gr jugo de naranja
    • 60 gr azúcar

Ingredientes

Procedimiento

  1. Colocar una olla con agua a fuego bajo, para que se entibie. Cuando este bien tibia, apagar el fuego.
  2. De la cantidad total de la harina, retirar 70 gramos y mezclar con la levadura y el agua, hasta lograr una masa (bollo). Colocarlo dentro de una bolsa plástica y luego está dentro el agua, que cubra por completo la masa. Dejar dentro del agua tibia hasta que la masa flote y/o tenga aspecto de esponja. *A esto se le conoce como método esponja, que es una método para acelerar la fermentación, de no querer hacerlo entonces colocar todos ingredientes juntos y obviar estos dos primeros pasos.
  3. Con la harina realizar una corona en la mesada y colocar dentro de la misma los demás ingredientes, incluyendo la esponja realizada en el paso anterior, menos la sal (que se colocará luego). Realizar un bollo o masa bien integrada, donde no hayan grumos. Y reposar por 1 minutos, puede ser tapándola con un bowl o una servilleta de tela.
  4. Al pasar los 10 minutos de reposo, amasar hasta lograr una masa bien lisa y con buena red de gluten (que al estirar con las yemas de los dedos un poco de la masa, esta no se rompa y pueda estirarse muy fina y sea casi traslucida. En el Instagram @postres_franchesca hay una foto donde muestro una red de gluten perfecta en una masa de golfeados)
  5. Luego de obtener la red de gluten, se lleva la masa a su primera fermentación, que no es otra cosa que taparla (con un bowl o una servilleta de tela) hasta que duplique su tamaño. Esto lleva aproximadamente 1 hora.
  6. Una vez que haya duplicado su tamaño, la masa se estira hasta un grosor de medio centímetro aproximadamente, colocar el chocolate y enrollar (nota: el chocolate se puede derretir y luego untar en la masa, o colocarlo en trozos como lo hice yo). Darle la forma que más guste y llevarlo a su segunda y última fermentación, hasta que el pan duplique su tamaño y al presionar un dedo sobre la masa, esta se regrese a su forma.
  7. Realizar la cubierta o glaseado, mezclando la azúcar, el jugo de naranja y la ralladura. Colocarlo sobre el pan y llevar a horno. Hornear a 350 grados Fahrenheit por unos 35-40 minutos
  8. Dejar reposar unos minutos antes de sacar del molde y cortar.

paso a paso

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s