Milhoja hecha con croissant

Imagen

En el post anterior te enseñé como hacer una crema pastelera, hoy te traigo una receta en la que podrás usarla y el resultado final será tan bueno que querrás hacerlo muchas veces y tus comensales quedaran boquiabiertos. Es un postre que definitivamente parece sacado de una pastelería francesa, no solo por su forma y elegancia, sino también por su refinado sabor. Así que ve a buscar unos croissants simples (yo utilicé de marca Lompane, son divinos y más que recomendados. Se consiguen en casi todos los automercados de Caracas)  y a preparar la crema pastelera para poder ensamblar esta rica “milhoja” o “mille feuille” en francés, o “napoleon” en inglés.

Desde que comienzas a hacer la crema pastelera y terminas de ensamblar el postre para servir, puedes tomarte una hora y media o quizás un poquito más. Es un postre muy sencillo de hacer y rápido de preparar, pero hay que esperar que la crema se enfríe en la nevera y que las láminas de croissant se tuesten en el horno y luego se enfríen… así que no es tanto lo que tardarás haciéndolo sino que hay que esperar la temperatura adecuada para ensamblar el postre.

Tips o recomendaciones:

–          Para la crema pastelera ve al post anterior y anota la receta. Mide todos los ingredientes primero, porque es una preparación que se hace rápido y no puedes esperar para ir midiendo mientras que la haces

–          Depende de la cantidad de crema pastelera que necesites ve aumentando los ingredientes (utiliza una regla de tres, es la manera más segura de que no aumentes algún ingredientes de más o de menos). Esa receta particularmente te da para casi 200 gr, unos 190gr aproximadamente, lo cual me dio a mí para dos milhojas de estas.

–          Espera a que la crema esté bien fría antes de ensamblar el postre.

–          Para los croissants, córtalos en dos (ábrelos como si fueras a hacer un sándwich) y con un rodillo aplástalos bastante para que el resultado final sean unas capas finas. Córtalos en la forma que más te guste, pueden ser círculos, cuadrados y rectángulos como yo hice. Yo los coloqué uno sobre otro para que al picarlo quedaran todos iguales.

–          Para hacer las capas crocantes te recomiendo que barnices con mantequilla derretida el croissant antes de llevarlo al horno

–          Si quieres estar seguro de que esas “capitas” de hojaldre queden bien finas y uniformes, puedes ayudarte colocando una bandeja sobre los croissants en el horno (es decir, como un sanduche: bandeja, trozos de croissant y luego otra bandeja arriba para generar presión)

–          Si quieres que sean muy crocantes, deja que se doren bastante, si prefieres una milhoja más suave y fácil de picar, entonces solo tuéstalos un poquito.

–          Puedes decorarla con azúcar pulverizada, como yo hice, pero también puedes ingeniártelas y ser creativo: dulce de leche, chocolate derretido, Nutella, arequipe con almendras fileteadas, un coulis de fruta, en fin… lo que más te guste! ¡Has de esa milhoja tu obra de arte!

¿Qué dices, te animas a hacerlo en casa? Cuando hagas tu milhoja tómale fotos y cuéntame cómo te fue, qué dijeron tus comensales y si les contaste el secreto de tu hojaldre… jeje

Te dejo la receta a continuación,

 

Milhoja hecha con croissant

Imagen

Ingredientes:

–          Crema pastelera

–          2 croissants simples (para una mihoja, puedes utilizar 3 para dos preparaciones)

–          Mantequilla derretida

–          Azúcar pulverizada para decorar

Pasos:

1)      Una vez que tengas en la nevera la crema pastelera (recuerda que la receta la consigues en el post anterior) entonces puedes precalentar el horno a 300 grados Fahrenheit.

2)       Corta los croissants por la mitad, como si fueras a hacer un sándwich, y con la ayuda de un rodillo aplasta la masa para que sea lo más fina posible. Una vez que tengas el grosos deseado, coloca las mitades de pan una sobre la otra formando una torre, corta los bordes con un cuchillo hasta formar un rectángulo o bloque (puedes utilizar cortadores de galletas de la forma que más te guste)

3)      Barniza cada una de las “tapitas” de pan con mantequilla derretida (por ambos lados, para que sea bien crujiente) y colócalas sobre una bandeja metálica. Hornea por unos 5-8 minutos, chequeando que no se quemen o no se doren más de lo que tú desees. Deja que se enfríen por completo antes de ensamblar el postre.

4)      Una vez que las dos preparaciones estén a la temperatura deseada (la crema bien fría de nevera y las “tapitas” a temperatura ambiente, no calientes ni tibias) entonces es hora de armar el postre: coloca una tapita en el plato que vayas a servir, con ayuda de una manga pastelera o una espátula esparce un poco de la crema en esa tapita, luego coloca la 2da tapita de croissant y nuevamente crema pastelera, finalmente la última tapita de croissant y espolvorea un poco de azúcar pulverizada. Servir inmediatamente.

Imagen

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s