Receta 20: almendras garrapiñadas

¡Qué olor tan divino hay en la cocina luego de hacerlas! De verdad que ese olorcito que uno siente cuando pasa cerca de un lugar donde tiene almendras o nueces garrapiñadas es inconfundible, e irresistible… bueno, prepárate para que tu casa huela así. Vas a querer comértelas todas de una sentada.

Esta receta me la dio una tía, Titita Cuadra, quien siempre está buscando hacer algo nuevo y rico en la cocina (sea dulce o salado). Desde hace unas semanas me comentó que había hecho unas almendras garrapiñadas, con una receta española que mi tío consiguió por internet, y que eran un vicio enorme. Las probé la semana pasada y no tuve ni que pensarlo dos veces… “¡esta receta va al blog!”

Son fáciles de hacer, pero al mismo tiempo no tan fáciles. Son pocos ingredientes, y solo necesitas revolver las almendras en el caramelo (en una olla), pero hay que estar super pendiente de cada segundo porque, literalmente, en cuestión de segundos cambia todo.  ¿Qué tip o consejo te puedo dar? Seguir AL PIE DE LA LETRA la receta y fijarte en las fotos, para que veas cómo debe ir quedando y en qué momentos es que se debe bajar y/o subir la temperatura.

Si quieres hacer más cantidad creo que lo mejor es hacer dos tandas, porque si pones muchas almendras luego quizás sea difícil lograr que todas queden bien. Mejor haz primero una receta y luego vez si crees que puedas hacer más cantidad.

Yo me tardé casi 40 minutos en hacerlas, y nos las comimos en menos tiempo jajaja ¡SON UN VICIO!

Con los ojos cerrados te digo que las hagas. Lo genial es que puedes hacerlas y guardarlas en un envase de vidrio (bien hermético) por varios días.

Espero que pases un fin de semana genial y lleno de cosas que endulcen tu vida ¡Besos!

La receta a continuación,

 

Almendras garrapiñadas

Imagen   Imagen

Ingredientes

  • 200 gr almendras (tostadas y con piel)
  • 250 gr azúcar
  • 250 gr agua (1/4 litro)
  • 1 cucharada de vainilla (opcional)

 

Procedimiento

  1. Colocar todos los ingredientes en una olla, a fuego medio. El azúcar se irá disolviendo en el agua y ésta tomarás el color oscuro de las almendras. Dejar a fuego medio hasta que el almíbar que se forma comience a hervir y se llene de espuma (fijarse en las fotos)
  2. Este próximo paso es crucial: bajar el fuego a mínimo, pero que el hervor se mantenga bajito. Remover constantemente con una espátula de madera, y el agua se va a ir evaporando y el almíbar se irá reduciendo. Tendrá un aspecto arenoso y el agua desaparecerá por completo, dejando las almendras con azúcar seca. NO DEJAR DE REMOVER
  3. Subir la temperatura un poquito, solo un poquito, y continuar removiendo (si se sube mucho la temperatura el caramelo se derrite y quedarán almendras con caramelo, no garrapiñadas)
  4. Este próximo paso es crucial: El azúcar que parece arena se va a ir disolviendo y volviendo a derretir poco a poco. Remover constantemente con la paleta de madera, para que el caramelo que se va formando se pegue a las almendras. Las almendras deben quedar sueltas, no deberían de pegarse unas con otras (si se hace a fuego alto entonces si se pegarán)
  5. Verter las almendras sobre una bandeja, con papel encerado o con un silpad. Después de 1 minuto, que todavía estén tibias, separa aquellas que se hayan quedado pegadas.

 Imagen

Imagen

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s