¿Sabes de donde se origina la crème brûlée?

Se considera que la primera mención de la crème brûlée aparece en Francia, en el libro de cocina Nouveau cuisinier royal et bourgeois de François Massialot, publicado en 1691. La crema empleada en ese momento era a base de yema de huevo y leche con una pizca de harina. Este cocinero de Felipe I de Orleans señala en su recetario que “Es necesario echar bastante azúcar encima, a parte del azúcar que se echa dentro: se coge la paleta del fuego, al rojo vivo; y a la vez se quema con ella la crema a fin de que coja un hermoso color oro

El libro fue traducido al inglés como The Court and Country Cook y publicado en 1702. Tuvo muchas reediciones y fue utilizado por los chefs profesionales anglosajones hasta mediados del siglo XVIII

Sin embargo, parece que Massialot retomó y perfeccionó dos recetas descritas por François Pierre de La Varenne 40 años antes en El cocinero francés, publicado en 1651. Ambas cremas, llamadas respectivamente “huevos con leche” y “huevos a la crema”, se elaboraban cociendo una mezcla de huevos batidos, leche o nata, un poco de mantequilla (en la receta con leche), sal y azúcar. Una vez espesadas, se les “daba color con la paleta del fuego”, y se espolvoreaba azúcar en el momento de servir.

El quemado de la superficie de un plato con un hierro al rojo vivo para darle color aparece en otras recetas del mismo libro, como en los oeufs au miroir de crème (huevos en espejo de crema), en el ramequin de fromage (tosta de queso) y el ramequin d’oignon (tosta de cebolla), por lo que esta costumbre no se limitaba a las cremas.

A pesar del nombre y de la historiografía de la receta, algunos opinan que la crema es originaria de la cocina inglesa, y que hoy en día conocemos el nombre en francés debido a lo popular que es en Francia. Otros expertos opinan en cambio que se trata de una adaptación francesa de la receta de la crema catalana quemada, que también se hacía en la Cataluña francesa y en la región de Languedoc. En Cataluña este postre se sirve tradicionalmente en la comida del día del padre (San José, 19 de marzo) y lo pueden conseguir o quemada (en la superficie) o bien sin quemar (como relleno), en numerosos pasteles, con fruta o en otros postres más o menos elaborados. También ha inspirado a la variante de turrón llamada “de yema”.

En el Reino Unido, está asociado con el Trinity College, Cambridge, donde tradicionalmente se sirve este postre con las armas heráldicas del colegio sobre su superficie exterior donde “imprimen sobre la capa crujiente de caramelo” con un hierro candente. Fue introducido en el Trinity College en el año 1879, algunos otros libros de cocina reclaman un origen mucho más antiguo.

No importa si se origina de Francia, Cataluña o de Inglaterra, la verdad es que es delicioso, fácil de hacer y debes probarlo al menos una vez en tu vida. ¡Te aseguro que querrás repetir! La capita crujiente de caramelo y luego abajo lo cremoso y suave de la crema (valga la redundancia) es realmente un postre exquisito.

Me voy a cocinar, los veo más tarde con la receta y fotos.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s