Un poco de historia: macaron o macarrón

El macaron o macarrón, es una galleta tradicional francés hecho con clara de huevo, almendra molida, azúcar glas y azúcar. Este curioso y ahora tan popular dulce tiene sus inicios del siglo XVIII, surgiendo del horno del pastelero de la corte francesa como cúpulas redondas con base plana parecidas a merengues. Los macarones se hacen de una gran variedad de sabores, según la repostería y la época del año. Son pastelitos como sándwiches hechos de dos galletas finas y una crema o ganache entre ambas.

En la Edad Media, se le llamaba “macaron” a dos productos diferentes: una torta y luego del siglo XVII a un potaje que se comía con queso rallado, canela, azafrán y se llamaba “macaroni”. De ahí que a veces existen dificultades de saber a qué postre se refieren las fuentes históricas.

Muchos afirman que fue creado en 791 en un convento de Cormery, otros dicen que Catalina de Médicis lo llevo desde Italia. Pero definitivamente la primera receta de macaron figura en una obra que se remonta a principios del siglo XVII.

En el País Vasco francés, el macaron apareció en San Juan de Luz gracias a la iniciativa de un pastelero que regalo algunos a Luis XIV por su boda en 1660. Desde entonces los descendientes pasteleros continúan con la tradición.

En la corte parisina de Versalles, miembros de la familia Dalloyau, cuyos descendientes fundarían más tarde la casa gastronómica que lleva el mismo nombre, servían los macarones a la realeza de la entonces gobernante casa de Borbón.

En un principio se servía con una sola galleta, es en la década de 1830 cando los macarones ya se servían de dos en dos y con relleno de mermelada, licores y especias. El macaron popular de la actualidad, el que todos conocemos, se dio a conocer al público gracias a dos establecimientos: el salón de té Pons del Barrio Latino de Paris y la famosa casa Ladurée, que a partir de mediados del siglo XX les dio un tono pastel con distintos colores para diferenciar los sabores.

Es evidente que estas galletas o sanduchitos, crunchies por fuera y suaves por dentro, son realmente todo un lujo y están llenos de historia.

 

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s